Avisos importants

Carta al señor Emiliano García Page

Distinguido señor Emiliano García Page:
Permítame que inicie esta carta con unos versos de Antonio Machado.

Castilla miserable, ayer dominadora,
Envuelta en sus harapos desprecia cuanto ignora
Aunque nacido en Sevilla, sus vínculos con Madrid, Soria y Segovia convirtieron a Machado en castellano de adopción. Murió en el exilio y, por no ser de derechas, fue un poeta ocultado hasta que Serrat le dedicó un disco el año 1969.
“A orillas del Duero”, poema al que pertenecen estos versos, está integrado dentro de Campos de Castilla, libro publicado el año 1912. El poema sigue:
Filósofos nutridos de sopa de convento
contemplan impasibles el amplio firmamento;
y les llega en sueños, como un rumor distante,
clamor de mercaderes de muelles de Levante,
no acudirán si quiera preguntar ¿que pasa?
Y ya la guerra ha abierto las puertas de su casa.

Me permito iniciar esta comunicación con estos versos por contener palabras como Castilla, Levante, rumor y guerra, o verbos como despreciar, ignorar i preguntar, que parecen un reflejo de la eterna “difícil convivencia” entre el castellano y el catalán. Me refiero a las lenguas.
Esta semana en el programa de TVE la Noche en 24 horas, posiblemente llevado por un exceso de celo, usted, ha confundido la obligación con el derecho. El artículo 3.1 de la Constitución Española dice exactamente:
El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.
Esta obligación de la que usted habló, no es tal, es un derecho. Por tanto su idea de imponerla parece irreflexiva. Como tampoco es cierto que en China o Japón se estudie más castellano que en Cataluña. Incluso el moderador del programa le comentó a usted que los alumnos catalanes sacan buenas notas en castellano.
Que usted desconoce lo que se vive en Cataluña se puso de manifiesto hace un par de veranos cuando exigía que sus conciudadanos, de vacaciones en Cataluña, fueran obligatoriamente atendidos en castellano, cuando esto es lo usual. En los estamentos oficiales: Justicia, Agencia Tributaria, Seguridad Social o Correos, el uso de la lengua catalana es tan solo anecdótico. En Cataluña se pueden vivir las 24 horas de los 365 días del año al 100% en castellano, no así en catalán. Y, por favor, le pido que no recurra a los rótulos.
También habló que en Brasil se estudia la lengua castellana. En 2017, el gobierno de Michel Temer derogó la “Ley del español” que, promulgada por Lula da Silva, obligaba a todos los estudiantes de secundaria a aprender un idioma extranjero, y a todos los centros públicos a ofertar el español. El Instituto Cervantes mantiene en Brasil más centros que en ningún otro país del mundo, ocho, tras el cierre en 2011 de Florianópolis. Mientras tanto, el Cervantes sigue sin añadir nuevos centros a la red desde 2009. En estos últimos años sólo ha cerrado sedes.
Por favor, le ruego no vea en esta carta ningún tipo de animadversión, porque desde Añover de Tajo hasta Villarobledo, pasando por Herencia, Minglanilla o Sacedón, conozco –me atrevo a decir que bastante bien- su tierra, su territorio, la Comunidad que usted preside. A continuación me permito relatarle un experiencia recogida.
Después de pasar unos días en Cuenca capital, antes de irnos, no interesamos por algo típico del lugar. Nos hablaron del alajú, un postre típico. Nos dirigimos a un comercio del ramo del centro de la ciudad donde nos atendió una señora con mucha simpatía. Atenta y conocedora del producto y de su oficio, nos convenció. Adquirimos tres estuches. Después de pagar, mi esposa, se volvió y dirigiéndose a mí, me comentó que uno de ellos sería para su madre. En catalán, claro, llevamos toda una vida juntos y siempre nos hablamos en nuestro idioma. Este detalle, como aquel que gira un calcetín, cambió del todo la situación.
Aquella señora frunció el ceño, la comisura de sus labios se arqueó en sentido contrario y, sin mediar palabra, dejó la mercancía sobre el mostrador con un brusco gesto y el cambio lo soltó con tal fuerza que las monedas se fueron al suelo. Un cambio asombroso. Una reacción inaudita y extraña. Sólo por escuchar cuatro palabras en catalán.
No pretendo generalizar una anécdota, pero sólo puedo pensar que aquella señora es una víctima. Los medios del Centro hace mucho tiempo que propician la aparición de este tipo de víctimas. Basándose sólo en rumores y desinformando claramente, hace decenas de años que no hacen más que presentar el catalán como un amenaza para el castellano. El castellano no está amenazado ni perseguido en Cataluña. Algunos intereses partidistas mienten soberanamente y no les importa provocar enfrentamientos sólo para arañar unos votos.
Sin dictadores que la prohibieron, la persecución a la lengua catalana, no cesa.
Dispense, pero aunque usted, señor García Page, hablara durante la entrevista de no provocar enfrentamiento innecesario, me temo que actitudes como la suya, no son el mejor remedio.
Le ruego disculpe mi atrevimiento y reciba un educado saludo.

Jaume Barberà Canudas

Si continues navegant per aquest lloc web, estaràs consentint l'us de cookies. Siusplau revisa la nostra politica de Cookies i prem "Accepto" si estàs d'acord - >> Més informació

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close